LO INVISIBLE

“Por cierto, la facultad de captar objetos inexistentes revela un carácter extraño y un  tanto inesperado del pensamiento. Y tal rareza no carece de interés ni de importancia, si advertimos que precisamente a dicha facultad de creer ver y de creer pensar, cuando no se ve ni se piensa nada, los hombres le deben lo esencial de sus ilusiones.”

 

Clément Rosset

 

 

Si la fotografía es un modo de detener el curso de los hechos, qué se le puede pedir en términos de recorrido temporal, al proceso por medio del cual alguien se detiene a observar la realidad. Dispositivo extraño de la imagen, que para ser representada tiene que volverse su propio revés, saltar a ser algo desde la nada como un  sombra hacia un infinito posible.

 

Me ha empeñado en separar una vez más toda posible pista de cierta certeza  en las imágenes de esta muestra, he ido borrando cada una de las claves que nos ayuden a comprender qué queda en pie de una historia cuando se desvanecen por completo los rastros de una imagen. Así es como lograr transparentar la esencia de lo real para poder escurrirla entre mis ojos, como un noble recuerdo de su incierta existencia.

 

Creo que  también hay un pensamiento en esta obra; y es que sólo así se puede mostrar el mundo: por sus formas y dimensiones, por sus palabras mudas y en silencio. En cada imagen, cada sombra se vuelve un recorte luminoso sobre la superficie que no está y no es real. 

Con la  tecnología digital, expreso un lenguaje de recursos infinitos, de posibilidades impensables para la lógica de lo concreto. Estas fotografías transitan una meta-realidad  que solo ellas pueden soportar, son dueñas de su propio tiempo y espacio.

Lenguaje vivo de la mirada sobre el objeto  aparentemente quieto. 

 

Pero hay algo más, porque no basta con eso sólo. Hacen falta dos cosas para poder crear nuevas formas de ensueño o de vida en mis obras: un lenguaje y un “si mismo”.

Y que más “si mismo” que quien mira y siente estar dentro de la obra reflejada.

 

J.M.

 

© 2020 by Jorge Miño.